Las pistas de pádel

Las pistas de pádel

Lo primero que debemos saber es para donde queremos esa pista y que uso le vamos a dar. Cuanto todo ello esté claro, lo mejor es optar por un fabricante de pistas de pádel que sea profesional y para ello, conviene leer las opiniones e incluso no es descartable el visitar su fábrica y ver el proceso de fabricación de las pistas. De la visita se pueden sacar muchas conclusiones.

Nuestra recomendación de que sean fabricantes no es baladí, puesto que, al serlo, vas a ahorrar en intermediarios y algo de dinero respecto a la compra final. Algunas empresas como en el caso de Niberma.es pueden hacer la pista de pádel personalizada según las indicaciones que les den o incluso pueden asesorarte para que se acerquen a lo que piden.

Una vez tenemos seleccionada la empresa que fabricará las pistas de pádel, debemos seleccionar el modelo de pista que se puede adecuar más a lo que necesitamos. No es lo mismo si la pista queremos que se encuentre en el interior de una nave o al aire libre, como tampoco lo es si está instalada en Madrid o en Palma de Mallorca.

En cuanto a las pistas exteriores, hay que pedir que el hierro sea galvanizado, con la tornillería en acero inoxidable y que el neopreno encargado de separar el hierro del cristal deberá de ser de 6 mm, nunca inferior a 3 mm. Todo ello lacado al horno en poliéster y con imprimación de Zinc.

En las pistas situadas en indoor no hace tanta falta, pero si están en una zona de mar, es muy recomendable que cuenten con el tubo galvanizado. Lo mejor es que estén lacadas al horno.

Si hablamos del césped artificial, aquí es mejor optar por uno de fabricación española que tenga todo tipo de garantías. Lo mejor es que su base sea de poliuretano, con fibra de polietileno mejor que de polipropileno.

El césped de monofilamento es recomendable, pese a que sea mayor la inversión, a medio plaza se rentabiliza. Un césped bueno es el de tres nervios 3NX.

La iluminación es importante, donde el debate es optar por el halogenuro metálico que gusta mucho a los jugadores o el moderno Led, que a medio plazo será más rentable, pero que no está todavía muy extendido.

Cuando se habla de otros detalles importantes, lo mejor es ver si la malla electrosoldada cuenta con salientes, debiendo ocultarlas para que así no supongan peligro para los que estén jugando además de poner quitacimbras resistente cara a evitar que pueda deformarse la malla. Se pueden ver pistas cuando se realizan los mantenimientos con las mallas abombadas y hay que evitar esto.

Las puertas de las pistas de pádel

Esta instalación es necesaria, siendo fundamental cuando no se pueda controlar el acceso, que tenga cierre de las puertas con la pertinente cerradura para poder controlar el acceso.

¿Qué color elijo para mi pista de pádel?

En ese sentido se puede elegir el color que se quiera. Dependiendo de donde vayan a ir, es posible un color u otro. Muchos especialistas opinan que las pistas deberían de ir con la estructura en el mismo color, tanto si es en indoor como al aire libre. Uno de los colores que suelen gustar más para estructuras son el azul en exteriores y en indoor el rojo.

¿Y el color del césped?

Si se sigue el reglamento del pádel, deberíamos solo usar el verde, el color teja o el azul, aunque también hay otras opciones como el negro o fucsia. Aquí depende de los que más te gusten, muchos jugadores prefieren el verde y es el más popular.

En el caso de las instalaciones indoor, no es muy recomendable el negro o el azul, ya que suelen comerse más la luz, pero si es el que nos gusta, lo mejor es ponernos del mismo color.

La arena no tiene porque ser blanca. Si el césped es azul, puedes poner azul o si es negro, arena negra. Es bastante recomendable, especialmente en las pistas oscuras.

Esperamos que todos estos consejos os sean útiles cara a poder contar con una buena pista de pádel que se ajuste a lo que necesitéis. Estamos ante un deporte de moda y que tiene muchas ventajas, por lo que a buen seguro la disfrutaréis mucho o en caso de que seáis una empresa, se le puede sacar una gran rentabilidad.

Deja un comentario