Calzado ergonómico para una buena salud podal

Calzado ergonómico para una buena salud podal

Para poder hacer cualquier tipo de deporte hay que tener claro que, antes de nada, tienes que saber cuidarte y lo digo, sobre todo, por todos esos “runners” de moda que van de un extremo al otro: unos se ponen a correr con zapatillas que prácticamente no tienen suela y otros se compran zapatillas carísimas pensando que así van a correr más y mejor mientras siguen usando calzado de mala calidad el resto del tiempo. Pues bien, no debemos jugar al tenis, ni al padle, ni al fútbol, ni debemos hacer atletismo o footing con un calzado inadecuado del mismo modo que no debemos llevar un mal calzado en nuestra vida diaria. Es cuestión de salud.

Pisar diariamente sobre una suela de mala calidad puede ir deformarnos los pies poco a poco hasta el punto de acabar con dolores de espalda, dolor plantar, dolor de articulaciones e incluso llegar a una mala higiene postural o a una deformación del pie, por eso es tan importante cuidarnos, y mucho más aún si pretender hacer cualquier tipo de deporte.

Ante la imposibilidad o la duda de no saber qué tipo de calzado debemos escoger, lo mejor es contactar con expertos que puedan ayudarnos o con tiendas especializadas que sepamos que sólo venden calzado de calidad. Algunas de mis recomendaciones son Calzados Luz, Dechatlon o Sprinter.

No obstante, hoy vamos a daros algunos consejos para que podáis elegir vosotros mismos vuestro calzado o, por lo menos, saber si las zapatillas que estáis comprando son de buena o mala calidad.

Algunos Consejos

Hoy en día hay diferentes tipos de calzado ergonómico tienen su propio nombre para diferenciar modelos. Los dos tipos de calzado más innovadores en la actualidad son:

Suela FitFlop: ideales para caminar, pues llevan una tecnología que ayuda al usuario a buscar el equilibrio natural del cuerpo. Con esto, promovemos la capacidad del cuerpo para caminar durante horas y horas sin causar molestias o lesiones

Talón Negativo: Se llama así porque realizan la función opuesta de un zapato de tacón alto tradicional, el talón negativo en realidad se inclina hacia arriba, hacia los dedos de los pies. Son perfectos para contrarrestar los efectos negativos del uso de tacones altos sobre una base regular.

Por otro lado, la marca de zapatos Suecos aconseja llevar calzado ergonómico a diario con el fin de evitar posibles lesiones futuras, y no solo para hacer deporte como muchos de nosotros hacemos. Para ello, han sacado al mercado un catálogo de calzado diario pensado tanto para profesionales como para aquellos que buscan un calzado saludable y cómodo mediante su nueva tecnología Halth Tech, que integra un patrón ergonómico y materiales de última generación, para lograr un calzado que favorece la salud de la espalda y el confort en la pisada.

El calzado de calidad debe ser:

  • Flexible
  • Suela de más de dos centímetros
  • Materiales transpirables
  • Sin costuras que puedan provocar roces o llagas
  • Ajustables al tobillo

Ahora bien, muchas veces el problema no es tanto el calzado que compramos sino la talla de ese calzado pues, según un estudio, más del 70% de la población lleva una talla equivocada. Para elegir correctamente la talla de tu calzado debes tener en cuenta algunos datos. Mide tu pie y añade al menos 1 centímetro para conseguir la medida del pie en actividad (ensanchan) y luego, según la tabla que aparece en este enlace, debes seleccionar la talla adecuada teniendo en cuenta que siempre has de elegir la del tamaño inmediatamente superior. Por ejemplo, si el pie en actividad mide 25,8 centímetros elegiremos la talla 39 que equivale a 26 centímetros.

Ahora bien, este sistema mide la longitud pero no la anchura por lo que debemos tener en cuenta este detalle a la hora de elegir zapato. Pensad que hay calzado femenino que en la punta va estrechándose y si tenemos el pie ancho nos hará daño. Para evitar este problema lo mejor es ponérnoslo y caminar un poco por la tienda para comprobar que estamos cómodos/as con él.

Y recuerda que cuidar de nuestros pies no es sólo una cuestión de comodidad momentánea o de estética sino que podemos marcar la diferencia en nuestra calidad de vida futura.

Deja un comentario