Entrenar o no entrenar cuando tenemos gripe o resfriado

Entrenar o no entrenar cuando tenemos gripe o resfriado

El mal tiempo ha llegado. La lluvia, el viento y el frío han hecho su entrada en el país, y a pesar de los abrigos, los gorros y las botas altas, media España se ha pillado una gripe o un resfriado. Es lo que tiene salir a fumar o pasarse la tarde del domingo en una terraza bebiendo birra. Y aunque se puede salir a correr en un día lluvioso, no conviene hacerlo cuando diluvia y mucho menos cuando no vas sobrada de ropa. El caso es que es época de enfermitos y enfermitas. Y quien no tiene un gripazo que lo inutiliza de una a dos semanas, tiene un catarrazo del 15 que, al menos, le deja fuera de combate un par de días. Cuándo ocurre esto, ¿es bueno hacer ejercicio?, ¿es posible seguir entrenado cuándo la salud no acompaña?, ¿es compatible deporte y enfermedad?

Pues bien, según los expert@s en materia, no conviene entrenar cuando se está enfermo, ya que, no solo hace disminuir de manera considerable el rendimiento de las personas, sino que además, puede interrumpir el avance, frenar el desarrollo y echar por tierra meses de esfuerzo.

Por qué es malo entrenar con gripe

José Fernando Jiménez Díaz, responsable del Grupo de Medicina del Deporte de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), comenta lo siguiente: “Entrenar con una gripe va a modificar durante la práctica el patrón respiratorio del deportista y la actividad muscular, por lo tanto, habrá una reducción del rendimiento físico y un riesgo de empeoramiento del proceso”

No cabe ninguna duda de que hacer deporte es tremendamente beneficioso para la salud, pero hay que renunciar al entrenamiento cuando se tiene una gripe o un resfriado. La fiebre propia de los procesos gripales es un mecanismo de defensa y permite combatir la infección, por eso no es bueno entrenar con fiebre, ya que no, por un lado, impediremos que la infección mejore y por el otro, no aprovecharemos el entrenamiento.

Los profesionales de la salud aconsejan salir a caminar si los síntomas de la gripe remiten, y en caso de estar resfriados, también es posible realizar algún tipo de ejercicio siempre y cuando sea moderado. Cuando uno está enfermo, lo más recomendable es descansar, beber agua y comer sano. Al entrenamiento ya se volverá después, una vez recuperados.

Se debe evitar el ejercicio físico ante la presencia de síntomas como fiebre, congestión en el pecho, náuseas o dolores musculares, dice el responsable del SEMG, “En estos casos es mejor esperar a reiniciar los entrenamientos, una vez que la fiebre, la debilidad y el cansancio que la gripe produce hayan desaparecido completamente”.

Pero todavía hay muchas personas que ignoran los consejos de los profesionales y aseguran que, como decía su abuela o su madre, el resfriado y la gripe se curan sudando. Pero esto no es así. Cuando una persona está enferma, el sudor es la respuesta del organismo para poder regular la temperatura corporal y bajar la fiebre. Así que, sí, es bueno sudar cuando uno está enfermo, pero de manera natural, como parte del proceso gripal, pero no provocar la sudoración haciendo ejercicio físico. La fiebre aumenta la temperatura del cuerpo y por eso se suda. Esta es la explicación.

Cuando una persona está enferma y se pone a hacer deporte, sin duda, aumentará su temperatura, provocando el sudor, pero lo único que conseguirá es sentirse peor, y no solo eso, sino que alargará el proceso de recuperación.

Así que nada de hacernos las duras y duros. Quien está malito, que se vaya a la cama, que descanse, que se quede en casita un par de días. Después, si es posible, puede salir a la calle a caminar. Y mucho cuidado con andar rápido. Nada de sudar o no solo nos encontraremos fatal, sino que además, tardaremos más tiempo en curarnos. Un paseíto por el parque, es lo máximo recomendable cuando una persona está enferma.

Hay que tener mucho cuidado con alargar las enfermedades más de la cuenta, porque podrían cronificarse. Lo mejor para el gripazo, es la sopita, la fruta, el agua y la mantita. Todo lo demás, podemos hacerlo cuando nos encontremos mejor.

Otro consejo, no abuses de la química y no te automediques, y ni se te ocurra tomar antibióticos si no te los ha recetado el médico. Lo más recomendable es usar las hierbas medicinales de Herbodiet, una tienda online especializada en dietética natural. Tienen un montón de hierbas e infusiones para le catarro, y no tienes que moverte de casa, en unos días, lo tienes directamente en la puerta, y a muy buen precio. Tienen Hisopo, Angélica, Artemisa, Eucalipto, Hierbabuena, Malvavisco, Menta,P oleo, Tomillo… Una maravilla…

Deja un comentario