El queso y el deporte

El queso y el deporte

El queso es un alimento muy completo. Dentro de sus infinitas variedades, para los deportistas suele ser un alimento semi prohibido salvo en sus versiones light o de tipo fresco. Dentro de sus categorías, las variedades con menor índice de grasas son las más consumidas entre los atletas consumados.

Para los que se cuidan sin obsesionarse y son conscientes de sus múltiples beneficios, el queso Manchego es una opción más que saludable. Desde Adiano nos comentan algunos de esos beneficios que proporciona.

Su alto índice de proteínas, contribuye de forma estimable a la recuperación del músculo. Una pequeña cantidad de un buen queso manchego, aporta la cantidad necesaria de proteínas que el cuerpo necesita.

Por la misma razón, es perfecto para el desarrollo y saludable a cualquier edad. Contribuye a la reparación del músculo y su desarrollo evitando perdidas de masa muscular.

Posee un alto contenido en minerales, concretamente calcio, como buen lácteo. Lo que implica un mayor aporte a los huesos que se vuelven más fuertes y resistentes.

Entre las vitaminas que aporta, destacar que su elevado contenido en vitamina B lo convierte en el aliado de mejorar el aspecto de la piel.

Su bajo contenido en lactosa, favorece notablemente la digestión.

Sin duda, el queso es un alimento que debe encontrarse presente en todas las dietas. No solo el manchego, obviamente. Por ello vamos a dar un repaso a los quesos que los deportistas deben tener en su dieta y cuáles son sus beneficios.

Frescos, blancos y tiernos

En primer lugar, como es lógico, los quesos más apropiados para mantener una el tipo y perder peso, encontramos los que menos grasa aportan al organismo.

Para los deportistas en general, suele ser muy importante consumir alimentos bajos en grasa. Dentro de esta amplia variedad de quesos, el tipo Burgos o fresco, es el rey. Poco graso, bajo aporte calórico y mucha proteína.

Sus proteínas son muy digestibles y por tanto el aprovechamiento del alimento es mayor. Las mismas poseen un alto valor biológico ya que conservan prácticamente todas las propiedades de la leche. Además aportan otros nutrientes como aminoácidos esenciales y muy poca grasa.

Magnesio, fosforo y potasio junto con vitaminas A, D y B, lo convierten en un reforzador del organismo.

El requesón, o queso cotagge, según su origen, es otro de los quesos que toman los deportistas. Con su consumo, obtienen calcio, fosforo, selenio y vitaminas del grupo B. Ideal para ganar masa muscular, debido a su aporte proteico y bajo en grasas.

La mozzarella se asocia a la reducción del colesterol y destaca en su consumo el aporte de Lactobacillus casei y Lactobacillus fermentum. Este último indispensable para mantener un buen sistema inmune.

Más maduros, con otro tono y otra textura.

Si los quesos blancos y frescos, son justo eso, blancos y frescos, su textura es más bien blanda. Se deshace en la boca sin necesidad de masticar demasiado. Su sabor también es bastante más simple.

En contraste, los quesos madurados, tienen más sabor, texturas diferentes según su grado de maduración y hay que masticarlos ligeramente.

Para los deportistas, degustar estos quesos también es saludable. Ya hemos mencionado el queso manchego como uno de los que más aporte nutricional poseen. Pero hay que tener en cuenta al cheddar, o al parmesano, por ejemplo.

Este tipo de quesos, aportan un nivel mayor de proteínas al organismo. Al contener un mayor índice de grasas hay que reducir la cantidad de la ingesta, puesto que la mitad de esas grasas son saturadas.

El mejor momento para comer este tipo de quesos es alrededor de una hora antes del entrenamiento. Su ingesta ayudará a la recuperación muscular y dado su elevado contenido en grasas, constituirán un reservorio de energía de liberación lenta.

En resumidas cuentas, el queso siempre viene bien. Para todos, deportistas o no, el queso debe estar presente en la dieta. En cualquiera de sus formas, variedades o presentaciones.

Los lácteos son los mejores aliados de los huesos. Su aporte de minerales como calcio, fosforo y magnesio, es muy beneficioso para el organismo. Tener unos huesos fuertes es fundamental para el deportista.

El queso, además aporta infinidad de nutrientes y por supuesto, remarcar, que son extremadamente proteicos. Razón de más, para que los que hagan deporte, lo consuman sin miedo.

Desde untables hasta azules, para el pan o la ensalada, el queso es un alimento muy completo y que a todo el mundo gusta. No por ser deportista hay que privarse de tomarlo.

Deja una respuesta