¿Qué tener en cuenta al escoger entrenador de running?

¿Qué tener en cuenta al escoger entrenador de running?

Cuando tenemos que elegir un entrenador que colabore a que progresemos en nuestros objetivos deportivos, siempre es necesario contar con una serie de factores. Vamos pues a a saber qué debemos tener en cuenta en nuestra elección, como nos comentan desde entrenadorunning.com.

Titulación

En este sentido suele haber dudas, algunos dicen que es necesario ser entrenador nacional de atletismo o técnico superior atletismo. ¿Estamos ante un requisito fundamental para entrenar a corredores o por el contrario vale con ser titulado en INEF?

Lo cierto es que en España se están desarrollando una serie de leyes que lo que han hecho es establecer que tanto el desarrollo como entrenador y el planificar los entrenamientos de un deporte en particular lo puede hacer un licenciado en Ciencias de la Actividad Física al igual que un entrenador nacional o que sea técnico superior en atletismo.

Sería bueno que el entrenador contase con las dos titulaciones, si además cuenta con experiencia como deportista de una serie de años corriendo, pues incluso es posible que pueda aportar aún más.

El intrusismo profesional

El intrusismo profesional parece existir casi en cualquier profesión y en este caso también sucede con los entrenadores personales. Aunque el entrenamiento personal no tiene regulación en lo profesional en nuestro país, lo cierto es que hay muchas titulaciones no oficiales.

Las comunidades donde cuenta con regulación el perfil de preparador físico general se limita a los profesionales que tienen estudios en Ciencias de la Actividad Física. Todo ello, si se hace esta actividad en el campo de una disciplina en concreto, caso del atletismo, donde un titulado superior en atletismo puede que tenga capacidad para el desarrollo de este entrenamiento.

Volviendo al tema del intrusismo, si que se puede decir que exista, pero no hay datos sobre las personas que pueden hacer esta clase de actividad sin la debida formación. El caso es que es complicado de perseguir.

En Madrid, sin ir más lejos, pasó a aprobarse una regulación a nivel laboral en el campo de la actividad física. Si todas las administraciones públicas se esforzaran en el cumplimiento de la ley, seguro que esta área estaría mucho más regulada.

Acceder a este campo profesional solo sirve para las personas que tengan formación para ello. Todo esto se va a traducir en un gran aumento en cuanto a la calidad del servicio como tal.

¿El daño de Internet?

En este sentido Internet puede no ser el problema, aunque sí que es cierto que es más sencillo y rápido el acceso para cualquier persona que desee ofertar sus servicios como entrenador personal.

Lo que se puede llegar a generar, en el caso de que no haya controles y una percepción por parte del usuario de que la persona que de el servicio cuente con la debida titulación, es que las personas que no tengan la formación necesaria van a poder presentarse como entrenadores personales sin el debido control sobre la formación o titulación adecuada.

El verdadero problema es el control por lo que en cuanto llegue el momento en que se establezca un control mediante la red de redes y la ley general de la actividad física, de profesionales en el mundo del deporte. Ahí justo, va a ser más sencillo el que se lleve la preceptiva inspección laboral y ver quienes no cumplen con los requisitos en este sentido.

A nadie se le escapa que hay un auténtico boom, pero también por parte de los corredores que muchos no tienen demasiada información o experiencia sobre lo que es realmente un entrenamiento o un buena preparación.

Se debe procurar o buscar un asesoramiento donde será prioritaria la salud. Como son personas que no tienen demasiada experiencia o que llevan poco tiempo en el deporte del running, todo tipo de programa de entrenamiento más o menos acertado va a provocar que se produzca una mejora, pero dicha mejora, sin unos conocimientos de personas expertas, puede que supongan lesiones.  Por descontando que siempre va a ser mucho mejor que el profesional sea el que se encargue de hacer los planes y desarrollarlos.

Aspectos a fijarse a la hora de elegir el entrenador

Los corredores se fijan en que el servicio se pueda adaptar a los horarios, características o a los grupos de entrenamientos, antes que fijarse de verdad en las características de los profesionales encargados de impartir y desarrollar la actividad.

Es necesario poder valorar y tener consciencia de la formación con la que cuentan estos profesionales y que les sirve de aval. Por este motivo es necesario buscar una mejora a nivel deportivo, pero también una serie de objetivos claramente orientados a la salud y a un desarrollo positivo de los entrenados y su programación.

Si el entrenador es un profesional, pues sí que es cierto que puede llegar a aportar buena experiencia en la adaptación de los entrenos y servir de ayuda para todos los runners, con esas sensaciones que dichos entrenos les pueden llegar a transmitir.

De la misma forma es posible contar con una mayor empatía con el deportista en cuestión. Sí que va a poder hablar de diversos aspectos en relación con el entrenamiento, así como las carreras que puede hacer o su estrategia de carrera.

En este sentido se pueden comentar los dolores que pueden aparecer por entrenar y demás recomendaciones en concreto sobre visitar al podólogo o al fisioterapeuta.

¿Los errores más importantes de los corredores que son noveles?

Uno de los errores más importantes que acostumbran a tener los corredores novatos es el de avanzar en la progresión del entrenamiento con suma rapidez. Es muy común que los corredores que tengan una escasa base de entrenamiento evolucionen rápido en su mejora, lo que hará que tengan más ilusión y piensen que conforme entrenen más van a lograr mejores resultados.

Es necesario tener paciencia, pues nuestro cuerpo debe ir asimilando las sucesivas cargas de trabajo. Sí que es cierto que entrenando más días por semana y kilómetros la evolución es rápida, pero también es verdad que eso debe ser asimilado y no siempre va a ser así. Por esta razón aparecen las clásicas sobrecargas y lesiones en los corredores. Las progresiones deben ser suaves y los objetivos en el mismo sentido.

Los objetivos tienen que ser de lo más ambiciosos a corto plazo. Este es de los errores que son cometen más habitualmente. De la misma forma, es necesario ser pacientes en el planteamiento de los objetivos, buscando mejoras en las distancias cortas antes de optar a las más largas, por no hablar de que siempre se deben ir dosificando las competiciones que se hagan a tope. Debemos buscar una marca en concreto, no solo por el cansancio físico, también mental.

¿Y los errores en los que ya no son tan novatos?

Habitualmente suelen producirse en los entrenamientos de mayor suavidad, que tienen que hacerse a menor intensidad, los cuáles los realizan demasiado fuertes. Estos corredores no tienen demasiado tiempo para el entreno y desean sacarle el máximo partido, pero siempre pensando que hay sesiones en las que se debe ir más lentamente, en especial cuando se están preparando distancias más largas y debemos aprender a trabajar con otras vías a nivel metabólico como las correspondientes a las grasas, fundamental si se prepara un maratón para correr en tres horas y media o cuatro horas.

Después de todo lo que te hemos contado, creemos que ya tendrás una idea algo más acertada de lo que se debe valorar y lo que no a la hora de elegir un entrenador personal para el mundo del running. Ciertamente no es algo sencillo, en especial cuando estamos empezando y las ideas no se tienen claras.

Lo bueno que tiene empezar a correr es que a poco que seamos constantes vamos a ver resultados siempre anima, pero como decíamos antes, eso puede llegar a provocar que se confíe en entrenadores que no sean tan competentes y más adelante haya mayores riesgos de lesiones.

Si te pareció de interés el artículo, nuestra recomendación es que no dudes en compartirlo con tus amistades o familia, que seguro que entre alguno de vuestros seres queridos tenéis o conocéis a gente que es runner o le gusta el mundillo.

Estamos ante un deporte que ciertamente mueve masas, pero que cada vez está más lleno de gente que se quiere aprovechar del poco conocimiento que tienen los que comienzan. Si tenemos esto claro, será más fácil que podamos reaccionar adecuadamente y no cometer fallos a la hora de elegir al entrenador más adecuado.

Con lo que te tienes que quedar es que es necesario hacer una buena selección, tanto para obtener más rendimiento a nivel físico como de cara a prevenir lesiones, puesto que la salud en este sentido es lo primero y debemos cuidarla adecuadamente.

Desde aquí os deseamos la mayor de las suertes para que la elección se base en la profesionalidad y experiencia que tenga el entrenador de running que más se adapte a vuestras necesidades y con el que notes que tienes una química especial, así todo será más fácil.

Deja una respuesta